Los funcionarios exigen una subida salarial superior al IPC

Fuente: 
Economía Digital

El nuevo curso político ha dado inicio con la llegada del mes de septiembre y el colectivo sindical de funcionarios se prepara para las negociaciones de cara a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022 y el calendario de otros temas hasta final de año.

Uno de los principales asuntos a negociar y acordar entre el Gobierno y los sindicatos será la nueva subida salarial de los alrededor de 2,6 millones de empleados públicos que hay actualmente en España de cara al ejercicio 2022, tras el alza del 0,9% aprobado para este año en el marco de los Presupuestos.

 

 

Leer más: El Gobierno subirá el sueldo de funcionarios y las pensiones con el IPC al menos hasta 2024

 

 

El Gobierno fijó en su último Programa de Estabilidad remitido a Bruselas el pasado 30 de abril un incremento retributivo de los empleados públicos y de las pensiones en línea con la evolución de los precios a partir de 2022 y al menos en los dos ejercicios siguientes, 2023 y 2024.

Sin embargo, los sindicatos no se conforman con ese aumento, que podría rondar en torno al 2,5%, al denunciar que no se ha logrado recuperar toda la pérdida de poder adquisitivo de los últimos años tras la congelación y las subidas escasas del salario, por lo que ya han trasladado a Función Pública y prevén tratar de lograr una propuesta de subida superior al porcentaje que determine la inflación, según han confirmado a Economía Digital en fuentes de las distintas centrales sindicales.

 Recuperación gradual de lo perdido junto a la subida con el IPC

Conseguido el objetivo de retomar la vinculación al IPC, al haber quedado así fijado por el Gobierno de Pedro Sánchez, frente a la anterior etapa del Ejecutivo del PP en la que se ligó al PIB, CCOO ha propuesto un nuevo acuerdo para tres años, que permita recuperar el total perdido desde 2012. El sindicato cifraba en algo más del 14% la pérdida de poder adquisitivo de los últimos años, de los que se ha recuperado alrededor del 6% en el período 2018-2020, por lo que quedaría por recuperarse todavía un 8% en los próximos años.

CSIF también defiende un acuerdo que permita recuperar el poder adquisitivo y la estructura salarial perdida desde 2010, que previsiblemente se verá agravada este año como consecuencia del incremento de los precios. Según CSIF, los funcionarios arrastraban hasta el año pasado una pérdida de la capacidad de compra de entre el 12,9% y el 17,9% desde 2010, lo que suponía una pérdida de entre 24.500 y 53.300 euros.

Sigue leyendo el artículo original, pinchando aquí.